viernes, 31 de agosto de 2012

REFLEXIÓN Y ORACIÓN PARA EL 31 DE AGOSTO


Dice tu Ángel hoy:
 
Como el humo del incienso sube hacia la bóveda de la catedral, la oración sube hasta el cielo.
 
Cuanto más ardiente de fe y de amor sea el incienso de la oración, mas altas se elevaran sus volutas perfumadas, ya que están impregnadas de la alegría del alma.
 
El Señor pondera la oración: rechaza la oración mecánica hecha con los labios; está encantado cuando brota una alabanza o un grito del corazón. Pon todo tu amor en la oración del corazón:
 
Si vieras a Dios en un solo instante, tu oración seria siempre la del corazón.
 
Cuando rezas así, rezamos los dos según nuestros corazones y según el de Dios.
 
 
 
 
 

HIMNO DE LAUDES
AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA

 
 
Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día.
Aunque espíritu invisible, se que te hallas a mi lado, escuchas mis oraciones y cuenta todos mis pasos.
En las sombras de la noche, me defiendes del demonio, tendiendo sobre mi pecho tus alas de nácar y oro.
Ángel de Dios, que yo escuche tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo hacia Dios, que me lo envía.
Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía.
En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto: gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.
 
Amén.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LOS SALMOS, ORACIONES PODEROSAS